Bogotá

“Cambios y cambios y algo que no cambió”: es el homenaje de las Carmelitas Descalzas de Bogotá  a su madre y fundadora Santa Teresa de Jesús en el V Centenario de su nacimiento

 

Bogota-08El "Real Monasterio de San José" de Carmelitas Descalzas fundado en 1606 en la capital del Nuevo Reino de Granada, Santa Fe de Bogotá, fue el primero de Colombia y de América del Sur. Este Carmelo fue iniciativa de la dama santafereña Doña Elvira de Padilla que, habiendo conocido los escritos de Santa Teresa, quiso fundar un Carmelo Descalzo en esta ciudad y, para ello, donó su casa, sus propiedades y fue la primera Carmelita Descalza del Nuevo Reino de Granada. 
Con ella ingresaron dos de sus hijas, dos sobrinas y otras jóvenes distinguidas de Santa Fe de Bogotá, desafortunadamente ni el General de la Orden, ni el Rey de España permitieron que algunas Carmelitas vinieran de la Madre Patria por lo tanto el Monasterio se organizó con un ejemplar de las Constituciones, las Obras de Santa Teresa y la ayuda de dos Religiosas Concepcionistas.
En 1863 la comunidad tuvo que salir en exilio por orden del General Tomás Cipriano de Mosquera y unas monjas se refugiaron en el Carmelo de La Habana, Cuba, mientras que otras, cruzando el Atlántico, fueron a Consuegra, España. En 1873 se restauró el monasterio con el regreso de algunas de ellas en el centro de la ciudad, hasta instalarse en 1931 en el barrio Chapinero y finalmente en 1973 en Usaquén, donde residen actualmente. 

Nuestra comunidad se esfuerza por vivir intensamente el carisma teresiano, en un clima de soledad y silencio, que favorezca su vida contemplativa al servicio de la Iglesia y de la humanidad entera.

La soledad y el silencio se equilibran con los momentos de oración litúrgica y las alegres recreaciones - tan típicamente teresianas - la sencillez y el trabajo, con el estudio y la formación intelectual y espiritual.

Nuestra vida está impregnada de la presencia de Dios vivo. Participamos continuamente de la oración de Cristo a través de la Eucaristía y la Liturgia de las Horas prolongándola a lo largo del día en las diferentes actividades comunitarias.


Nuestro principal trabajo es la confección de escapularios para fomentar la devoción y el amor a la Virgen María, Hermana y Madre nuestra en el Carmelo. Realizamos también el trabajo de iconos, muy apreciados para quienes gustan de este arte religioso. Además damos a conocer nuestra espiritualidad a través de los libros de nuestros santos. Y, quienes nos visitan, disfrutan llevando las galletas y dulces que elaboramos.


San José, patrono de nuestro Monasterio, nos enseña a realizar el trabajo en un ambiente de recogimiento, oración y silencio.
La formación integral de las hermanas es parte esencial de nuestra vida y por ello dentro de nuestras actividades cotidianas dedicamos una parte importante de nuestro tiempo a alcanzar este objetivo.

 

 

Acceder

Quién esta en línea

Hay 55 invitados y ningún miembro en línea

Música Carmelitana

Reflexiones

reflexion

Video Carmelitas La Estrella

videocd

pensam-tere

Obras Santa Teresa

obras